Algo parece que se mueve en estas fechas en materia de transporte público en la provincia de Almería. A los cambios que se avecinan con las nuevas licencias de transporte que se sacarán en los próximos meses en varias líneas de la provincia, se unen anuncios de medidas como la renovación de la flota de la capital o la recuperación en El Ejido de los «búhos» y los buses a la playa.

En la capital, por ejemplo, este viernes se anunciaba la firma de un convenio entre el Ayuntamiento y la empresa concesionaria, Surbús, que incluye, entre otras cosas, un ambicioso plan de renovación de flota. En el acto, el alcalde, Luis Rogelio Rodríguez Comendador, destacó el incremento de viajeros y la previsión por ambas partes de un aumento mayor de usuarios a medio plazo por el encarecimiento del uso de los vehículos privados. El acuerdo implicará la incorporación de siete nuevos autobuses este mismo año y la compra de otros tres en el primer trimestre de 2013, estos últimos híbridos, con lo que Almería por fin tendrá buses más respetuosos con el medio ambiente, medida que desde aquí aplaudimos. Durante la firma del convenio se confirmaron los cambios que se vienen anunciando en las líneas 20 y 30, incorporando la última a la red para comunicar Retamar con un servicio normalizado y la conversión de la 20 en una línea especial al aeropuerto.

 

En El Ejido las noticias también son positivas, incluso nos atreveríamos a decir que deberían ser un ejemplo a seguir. La localidad del Poniente  ha anunciado la puesta en marcha de sus buses nocturnos, conocidos popularmente como «búhos». Decimos que es un ejemplo a seguir porque en la actualidad ningún gran municipio de la provincia tiene este tipo de servicios, tan demandados por los jóvenes y tan necesarios si realmente se les quiere animar a dejar de usar el coche cuando salen de diversión nocturna. En El Ejido también han comenzado a circular los buses de playa, que comunican la ciudad con su zona de costa, una medida también interesante por el efecto disuasorio que puede tener a la hora de dejar de usar el coche privado en este tipo de desplazamientos.

 

 Por último, si en la capital y el Poniente las noticias son positivas, en el Levante tenemos que destacar datos negativos.  Esta semana se ponía de manifiesto una vez más que en aquella comarca los usuarios tienen que recurrir al coche privado ante la falta de posibilidades de transporte público para poder desplazarse hasta los municipios donde se prestan los principales servicios, por ejemplo los servicios administrativos que se ofrecen en Huércal Overa (donde está la Agencia Tributaria, Hacienda, Seguridad Social, Juzgados, Registro Civil y Hospital). Es algo que ya se ha señalado más de una vez, la necesidad de líneas de transporte público que comuniquen los diferentes municipios del Levante, pero que sin embargo no parece que se den cambios a mejor en dicha situación.

@juvaldivia