Aún no hay una decisión tomada. Pero lo que todos saben es que las líneas de autobús urbano que enlazan el centro de la capital almeriense con los barrios periféricos del Levante van a cambiar su configuración. Se trata de las líneas 20 y 30 que la empresa Surbús, concesionaria del servicio público de transporte urbano, mantiene para enlazar zonas de la ciudad tan distantes del centro como Cuevas de los Medina, Retamar, El Toyo, El Alquián o La Cañada.

La propia concejal de Movilidad, María Muñiz, indicaba recientemente al periódico Ideal que pretende recortar frecuencias para conseguir un ahorro de hasta 700.000 euros, lo que le costaba el servicio especial de la línea 30 (y que, casualmente, se ha convertido en uno de los más eficientes para los vecinos que residen en dicha zona del término municipal).

Los cambios en las líneas formarán parte de una nueva propuesta de líneas para ambas conexiones, pero será la línea 20 la más afectada. A día de hoy, dependiendo de la hora a la que se cogiera el bus en el centro urbano de la capital, el destino final podía ser Retamar, Cuevas de los Medina o, incluso, El Alquián. El sistema es algo dificultoso para un viajero poco frecuente del servicio de transporte público de la ciudad. De prosperar el diseño que actualmente está efectuando la Concejalía de Seguridad y Movilidad, será más fácil para la totalidad de usuarios pero, quizás, algo menos efectivo para quienes utilizan la línea de forma frecuente. De Almería, indica Ideal, continuará hasta La Cañada, llevando su recorrido hacia Los Cortijillos, Loma Cabrera, Venta Gaspar, San Vicente y El Alquián. Y de allí, hasta el Hospital de El Toyo.

Más fácil, pero mucho menos directo para los viajeros de El Alquián. Cabe recordar que, tras el casco urbano de Almería y La Cañada, El Alquián es el núcleo de población más importante del término municipal. Y el nuevo diseño restará atractivo a quienes decidan mantener su vehículo privado -si es que lo tienen- aparcado junto a casa.

Para no dejar descolgado al barrio de Cuevas de Los Medina y al Centro Penitenciario de El Acebuche, el Ayuntamiento estudia el establecimiento de una línea especial que lleve hasta el Hospital de El Toyo, donde los viajeros enlazarían con las líneas 20 o 30. Es decir, quienes utilicen el bus público para llegar a Cuevas, tendrán que hacer trasbordo, sí o sí.

Hasta aquí, el plan contiene luces y sombras. Igual que luces y sombras tiene el hecho de que, de prosperar esta propuesta sin ningún cambio, el Aeropuerto de Almería dejaría de tener servicio de transporte público masivo y sólo sería posible acceder a él, si no se dispone de vehículo propio, en taxi. La luz, una nueva línea urbana interna en La Cañada que conectaría con el Campus de la Universidad de Almería y que prestaría servicio a los universitarios y profesores que residen en este barrio, que tiene casi 9.000 habitantes censados.

De momento, y mientras no se tome la determinación de ejecutar un plan que aún no está cerrado las cosas seguirán como hasta ahora.