Hoy nos hemos despertado con dos buenas noticias que recoge la prensa provincial. La primera es que la capital está preparando un sistema para agilizar el paso de los autobuses urbanos controlando los semáforos y la segunda es que el Consorcio Metropolitano se prepara para un cambio radical en la gestión de sus líneas, con importantes mejoras gracias a la próxima licitación de las diferentes líneas que gestiona.

En el caso de la capital, el sistema o aplicaciones parecidas, están funcionando con éxito en otras ciudades como La Coruña o Valladolid y es una de las medidas que hace tiempo que proponen en España los defensores del transporte público y de un concepto de movilidad que aparte cada vez más al coche privado de nuestras calles. La idea es sencilla: los autobuses mandan en las calles y los semáforos se ponen verdes a su paso para darles preferencia.

Si bien en cada ciudad el asunto se adopta de una manera diferente, en el caso de la capital, según lo avanzado hoy por IDEAL, se ha optado por un sistema complejo que permite localizar los diferentes vehículos, diferenciar la línea y calcular los tiempos de tránsito para establecer una prioridad. La medida llega poco después de la sustitución de los semáforos existentes por otros de bajo consumo tipo LED.

El paso que quiere dar la capital es una excelente noticia. Nos parece una iniciativa muy interesante y una forma real de potenciar el transporte público. Sus costes serán relativamente económicos, pero tendrá gran efectividad a la hora de agilizar el paso de los autobuses y, por tanto, cumplir los horarios. Esperemos que se lleve a cabo con decisión y que se acompañe de otras iniciativas como plataformas reservadas más efectivas que los carriles tan poco respetados. Es hora de ir cambiando la mentalidad y dar preferencia al transporte del siglo XXI que no es precisamente el coche privado, al menos no lo es en el mundo desarrollado donde se supone que está Almería (¿o no?).

Hay que recordar en este sentido, que en otro municipio almeriense, Roquetas de Mar, ya se contemplaban iniciativas similares en su plan de movilidad de 2007. En aquel caso, los expertos apuntaron a la posibilidad de que los autobuses llevaran instalado un dispositivo que pusiera los semáforos verdes a su paso, que es algo más rudimentario que el que prepara la capital ahora. También sugirieron la idea de implantar carriles reservados, pero ninguna de ellas se llegó a poner en marcha. Eso sí, en el municipio roquetero el Ayuntamiento ya ha adelantado en alguna ocasión que se estudia la posibilidad de utilizar el trazado del tranvía, que está contemplado en el PGOU vigente, para habilitar unas plataformas reservadas de uso exclusivo, una alternativa barata al tranvía que podría cambiar radicalmente todo el sistema de comunicaciones del municipio. Esperemos que no se quede en una declaración de intenciones.

Consorcio

En cuanto a la información del Consorcio Metropolitano, desde Doble Fila ya avanzábamos algo hace unas semanas. La mayor parte de las líneas que gestiona tendrán que sacarse a concurso entre este año y el próximo, lo que será una oportunidad para emprender una profunda transformación con nuevas condiciones a las concesionarias que mejoren el transporte, adaptándolo a las necesidades actuales. Otra buena noticia, sin duda.