Hoy hemos podido comprobar en la prensa que el año comenzará con importantes cambios en el Reglamento de Circulación, sobre los que se viene hablando largo y tendido desde hace tiempo. Parece que por fin, en el primer trimestre de este año ya tendremos nueva normativa.

Uno de los aspectos más importantes será el concerniente a las bicicletas, que contarán por primera vez con un título específico en el Reglamento de Circulación. Con el avance que hemos conocido, se podría permitir perfectamente el paso de bicicletas en el Paseo Marítimo de Almería capital, al tener una anchura superior a los 3 metros, eso sí, el Reglamento especifica que esta medida se podrá adoptar cuando la densidad de peatones no lo impida. También se permitirá el paso de bicis por las aceras para los menores de 14 años (y los adultos que les acompañen), igualmente con la condición de que la densidad de peatones así lo permita. No nos parece nada mal la idea, pero nos hubiera gustado más concreción que evite dejar estas cosas a la arbitrariedad de los ayuntamientos o en su caso, en la Policía Local.

Velocidades

Aunque se mantiene el límite en 50 kilómetros por hora como norma habitual en las ciudades, se introducen algunos cambios significativos como que en las calles de sentido único y un solo carril el límite queda fijado en 30 kilómetros por hora, incluso bajando a 20 kilómetros por hora en caso de que la calzada y la acera estén al mismo nivel como ocurre en zonas semipeatonales. Una excelente medida de pacificación del tráfico.

Igualmente, como norma general se establece que en las vías con velocidad superior a los 50 kilómetros por hora habrá que circular por el arcén, permitiéndose hacerlo en columna de a dos, mientras que en las vías con velocidad inferior habrá que circular por la calzada como un vehículo más. Otro aspecto regulado es que los municipios podrán contemplar la posibilidad de circular en el sentido contrario en vías con velocidad de 30 kilómetros por hora o menos, eso sí, empleando señalización que permita advertir convenientemente a todos los usuarios de la vía. Una posibilidad que no terminamos de ver, aunque habrá que estudiar cada caso concreto, ya que en algunos sí puede tener sentido.

Pasajeros y señalización en bicicletas

Se permitirá el transporte de pasajeros en bicicletas, incluyendo los remolques que tanto han dado que hablar en este sentido en los últimos meses y habrá que usar las luces delantera y trasera entre la puesta y la salida del sol, a lo que habría que sumar una prenda reflectante en caso de circular por vías interurbanas. Además, para indicar la posición se permite el uso de dispositivos de señalización que delimiten el perímetro de 1.5 metros que los conductores deben respetar al adelantarles, dispositivos que deberán estar hechos con material flexible y que podrán sobresalir un máximo de un metro desde el eje longitudinal de la bicicleta.

Semáforos

En general, todos los conductores, incluyendo los ciclistas, deberán respetar los semáforos, aunque a estos y a los motoristas se les permitirá adelantarse hasta la línea de detención con precaución, práctica actualmente prohibida. Los pasos para ciclistas deberán estar señalizados. Además, se regula una práctica prohibida en la actualidad como es que los ciclistas usen los pasos peatonales que no incluyan zona específica de paso para bicis. En estos casos los peatones tendrán prioridad sobre las bicicletas y estas sobre los vehículos a motor. Otro cambio importante es que los ciclistas podrán rebasar los semáforos peatonales, eso sí a una velocidad moderada y respetando siempre a los peatones, que tienen prioridad.

Peatones

En el caso de los peatones, la nueva normativa que avanzada destaca que los peatones gozarán de prioridad en cualquier punto de la calzada en las calles de plataforma única. Además, en los pasos semaforizados se podrán instalar dos líneas discontinuas perpendiculares a la calzada, lo que permitirá ahorrar en pintura y evitar que se conviertan en zonas excesivamente resbaladizas sobre todo para motos y bicis. También decir que se permite el uso de las aceras para monopatines y aparatos similares, y en el caso de los vehículos Segway, deberán regularse por ordenanza municipal.

Otros aspectos

Por último, destacar otros cambios en la norma como la prohibición de los casos ‘quitamultas’ para los ciclomotores, cuyos conductores deberán usar cascos homologados. Se permitirá expresamente el uso de aparatos de navegación para pasajeros y conductores de motocicletas. Las motos y ciclomotores podrán usar el arcén cuando la calzada se encuentre congestionada. La velocidad en las carreteras convencionales pasará de 100 a 90 kilómetros por hora, aunque en las que tengan separación física entre los dos sentidos podrá mantenerse a 100 kilómetros por hora. Además, en vías urbanas se podrá elevar la velocidad en casos concretos.