Pese a su relevancia, en medio de la vorágine actual de información, hace unas semanas pasó casi totalmente desapercibida la noticia de que se habían registrado los niveles récord de concentración de Gases de Efecto Invernadero (los que provocan el fenómeno denominado Calentamiento Global que lleva al Cambio Climático y donde destaca el CO2) dejando en evidencia que pese a los esfuerzos, no se está logrando frenar el aumento de emisiones  de GEI a la atmósfera.

Y es que si bien ya parece que los escépticos “primos” no dudan de la existencia de este fenómeno y su relevancia a nivel mundial, esta toma de conciencia no acaba de plasmarse en la adopción de medidas que permitan frenar el problema. Y si algo hay que tener presente es el hecho de que los medios de transporte, esencialmente motorizados, tienen un papel determinante en el consumo de energía y sus emisiones, por lo que el modelo de movilidad va a jugar un papel determinante en estas acciones frente al cambio climático.

Imagen tomada del programa CimateKids

Una de las primeras señales de que algo está cambiando es la aparición de diferentes iniciativas para conocer la importancia de las emisiones derivadas del transporte, la denominada Huella de Carbono, con trabajos tan interesantes como el de la Agencia de Ecología Urbana de Barcelona.

Otros enfoques van en la línea de conocer qué resultados se obtendrían en la reducción de la Huella de Carbono mediante la aplicación de diferentes tecnologías, como es el caso de ECOSTAND, donde junto a países europeos trabajan conjuntamente Japón y Estados Unidos para valorar el impacto positivo de desarrollar sistemas de transporte inteligentes.

Recarga de Coche Eléctrico

Por otro lado, junto a reducir el consumo energético, hay una fuerte tendencia a apostar por la eficiencia en el uso de la energía y la diversificación de su origen para reducir la Huella de Carbono, en la que el uso de vehículos eléctricos tiene un papel determinante. Encontramos aquí proyectos como Mi Ciudad Inteligente, que busca un papel diferente del vehículo dentro de las ciudades inteligentes o smart cities que parece que serán las del futuro.

A nivel de Almería, hace casi un año avanzamos los principales datos sobre la huella de carbono que generan los medios de transporte en nuestra provincia  en la entrada La Huella de Carbono del transporte en Almería ¿es tan importante? y en estos meses hemos podido encontrar nuevas referencias en la prensa local, y también encontramos iniciativas para impulsar el vehículo eléctrico, sin ir más lejos MOES.

Poco a poco parece que el cambio está en marcha y junto al resto de beneficios que se ponen encima de la mesa al hablar de la conveniencia de contar con un modelo de movilidad más sostenible, empezará a valorarse el impacto en la Huella de Carbono de una ciudad o un territorio. Hasta es posible que en un futuro, cuando de nuevo se hagan comparativas como la de nace unas semanas sobre los problemas e inconvenientes de cada medio de transporte en la ciudad de Almería, junto al coste económico de cada trayecto se incluya el cómputo de la Huella de Carbono. ¿Os imagináis cuál sería el resultado?

@juanjoamate