Recuerdo el misterio que supuso hace unos años que por diferentes calles de  la ciudad de Almería apareciera una línea de color rojo a un metro de la acera. Hubo diferentes suposiciones, hasta que se supo que era con motivo de la celebración de una de las primeras ediciones de la Media Maratón de Almería.

De la intriga, días atrás se ha pasado a la indignación con motivo de la aparición de otras líneas de colores en las calles de la ciudad de Almería, en este caso con motivo de la ampliación del número de plazas de aparcamiento en superficie, reguladas bajo el llamado sistema ROA.

Polémicas aparte sobre la utilidad de la medida en cuanto a facilitar la disponibilidad de aparcamiento, descongestionar el tráfico de determinadas zonas o simplemente ser de exclusiva utilidad recaudatoria y cuyos efectos sobre el tráfico solo llegan de la mano de la disuasión del uso del coche por el coste de aparcar, lo cierto es que nos encontramos con imágenes que rozan lo esperpéntico.

Vale que se quiera exprimir hasta el máximo la posibilidad de crear zonas azules, pero llegar a situarlas en plena curva y máxime en una calle de un solo sentido y donde para acceder a estas plazas, hay que hacer maniobras que pueden incumplir el código de la circulación por invadir un paso de peatones, o generar problema de seguridad vial por invadir la calzada de la Carretera de Ronda, creemos que ya es pasarse.

Podemos entender que el afán de la empresa concesionaria les lleve a hacer eso, pero no que la potestad supervisora del Ayuntamiento de Almería, que pensamos que estará en la Concejalía de Movilidad, se lo permita. Y si esto se da en un lugar tan transitado y a la vista de tantos almerienses como en este caso, ¿qué no encontraremos en otros rincones menos transitados de la ciudad? ¿cuántas plazas de aparcamiento en zona azul existirán que requieran de cometer infracciones al código de la circulación para su uso?

Os invitamos a descubrirlas, porque pensamos que es la única manera de hacer saber a quien tiene la competencia para hacerlo, que ha de eliminarlas.