¿Vas en bici al trabajo? Entonces estás hecho todo un ‘cycleworker’, un auténtico ciclista urbano de tomo y lomo. Enhorabuena. Desde Doble Fila, estamos contigo. Gracias a acciones como la tuya, Almería es un poquito más amable. Y si a esta actitud se suma en un futuro cercano un buen puñado de ‘cycleworkers’, Almería será lo que todos deseamos: una ciudad con mejores humos, más alegre, más sana y menos tosca. Pero para ello, aún hacen falta medidas. El viernes, un trocito de Doble Fila se desplazó a la Plaza de los Periodistas para respirar qué opinan los valientes ‘cycleworkers’ de la Almería de hoy día. Y si coinciden en algo es en apuntar a dos carencias cruciales: la falta de vías seguras y la necesidad de concienciar a la ciudadanía para compartir el espacio urbano, de todos. Esto es, potenciar el civismo y el respeto.

En Almería se utiliza la bicicleta poco porque hay pocas vías apropiadas. No son muy necesarios porque el tráfico no es muy denso. Pero hay que respetar al ciclista. Falta un poco de pedagogía”, afirma Jose. Es madrileño y usa la bici a diario para ir al trabajo. Lo mismo que hace Ivonne. “La utilizo todos los días. Tanto para ir al trabajo como para recoger a mi niño de la guardería o para hacer las cosas que requieren de una corta distancia. La utilizo desde… ¿los diez años?”. Es alemana, y apuesta, por sí misma, por una movilidad más amable gracias a su granito de arena, el que deposita a diario a bordo de su bicicleta.

1_encuesta_cycleworking

Estos ‘cycleworkers’ observan en Almería una ciudad normal para ir en bici, pero a la que hace falta un poquito más de arrojo, infraestructuras adecuadas y, sobre todo, herramientas para la convivencia. Ana, madrileña, también usa la bici diariamente desde que decidió mudarse a Almería. “Soy de Madrid. Antes iba a la Universidad y ahora voy al centro en bici y desde allí comparto coche. Lo más necesario son carriles adaptados o que los ciudadanos aprendan a compartir el espacio con la bici. Apenas se puede ir bien si vas a la Universidad. Me siento bien moviéndome en bici porque hago ejercicio sin necesidad de hacer deporte. No contaminas, ahorras dinero…”.

8_encuesta_cycleworkingLos motivos para montarse en la bici se repiten: el medio ambiente, la practicidad de no tener que buscar aparcamiento, el ahorro energético (y monetario…). Víctor, malagueño, lleva aquí siete años. Ya la utilizaba en su Málaga natal. Y aquí, no la ha dejado arrumbada. “La utilizo sobre todo para ir a trabajar. Y lo hago por cuestiones prácticas, ya que tardo menos que andando, en bus o en coche y no tengo problemas para aparcar. Almería no está preparada para la bicicleta. En el centro, por ejemplo, es difícil”, argumenta.

3_encuesta_cycleworking (2)Cristina es profesora, y coge la bici “todos los días” desde 2011 en su camino al trabajo. “La utilizo para no coger el coche y hacer ejercicio. Entre las causas del poco uso, el ver dónde la guardas. También el hecho de que no haya carril bici y que haya algunas cuestas por la avenida del Mediterráneo”.

También hay quien la coge, entre otros motivos, para trasladarle la necesidad de moverse de forma sostenible a sus pequeños. Ana monta a pedales desde hace más de un año, y lo hace diariamente para “evitar el tráfico, el estar aparcando… y ahorrar”. Pero entre los motivos que alega está el de su hija, “que aprenda a que también hay una nueva forma de moverse que no tiene que ser la convencional”. “Yo tengo la suerte de vivir en el Paseo Marítimo, pero si tuviera que meterme en el centro con la niña no lo haría”, expone, reclamando por ello más vías ciclistas seguras, especialmente en la zona más céntrica de la ciudad. Magdalena también la usa para “llevar a los niños al colegio”. “Hace ya un par de años o tres que la uso, y principalmente fue por la crisis, ahorrar un poco de gasolina, y hacer deporte. Lo crucial es que no hay carriles bici adecuados para que la gente circule por Almería”.

4_encuesta_cycleworking.pngY entre los ‘cycleworkers’ también encontramos a Gerardo. “Desde hace quince años la cojo de forma habitual. Para ir al trabajo, para hacer deporte, para irme de copas…”. Es un ‘cycletodo’ convencido. “Es más rápido llegar a los sitios, es más ecológico, respeta más el medio ambiente, más sano, depuras antes las copas del día anterior… es más divertido montar en bicicleta porque reconoces el paisaje”.

En apenas una hora, entre las 8 y las 9 de la mañana, el número de personas que ha pasado por la Plaza de los Periodistas a bordo de una bicicleta supera los 60. Y la mayoría de ellos (una treintena) lo hacía con una vestimenta ‘casual’, de diario. Eran claros ‘cycleworkers’ que llegan cada mañana a su puesto de trabajo tras un agradable paseo en bici.
Os dejamos más fotos de la acción en este enlace.

¿Quién puede ahora negarse a probar?