Ganas tenemos de ir a Londres, por muchas cosas distintas en lo que refiere a observar la movilidad de una ciudad en la que la contaminación se encajona entre meandros del Támesis. Hoy en día, se conoce que es allí dónde los ciclistas campan por las calles como si de un escenario bélico se tratase para poder sacar ventaja a la fiereza de los coches y recordamos aún aquella iniciativa de cobrar a los vehículos por entrar en el casco histórico que empezó a instaurarse en 2003 con el pago de unos 14 € y dónde quedan exentos los coches menos contaminantes.

Ahora bien, Londres es cuna para diversas iniciativas que lejos de ser frikadas, son ejemplos a seguir (y seguidos) en otras ciudades …

Si cogemos una batidora industrial y agitamos (que no mezclamos) una cafetería (con sus postres, menús, bolleria casera y buen café), con un mini taller de bicicletas, con un jardin que hace las veces de merendero social, con un proyector de imágenes para ver espectáculos ciclistas como el Tour de Francia, WiFi gratis …. tenemos el concepto que define al «look mum no hands

Desayunos, almuerzos, cenas, cerveza, seguimiento de espectáculos ...

Una cafetería especial para ver las grandes vueltas ciclistas

El patio trasero hace las veces de merendero

Edificio de planta baja, característico en la calle Old Street, 49.

Ahora bien, si éste establecimiento os parece interesante, o incluso divertido para ganarse una visita si llegáis a Londres … imaginaros si a todo eso, encima le añadimos otros servicios como un Workplace (donde se conoce que una persona acude con su portátil y trabaja como autónomo de manera online), una Galería de Arte y una cafetería donde según nos cuenta Quique Arias, tendrán «comida sana, natural y baja en grasas (excepto los postres que serán totalmente artesanales y no tan sanos.. jeje» … suena, y hasta ¡huele bien! Pués estamos ante el nacimiento de lo que se llamará «La Bicicleta Café» de Madrid.

Este nuevo concepto se está gestionando desde los cimientos porque el local no tiene aún ni la primera mano de pintura, ya que se están retirando escombros en un local situado en el barrio de Malasaña (Madrid). En su página de facebook, rezan entre sus propósitos los de llegar a ser un lugar de encuentro para degustar un buen café, trabajar, observar exposiciones itinerantes y más concretamentepara aficionados y amantes de la bici, dónde podrás inflar ruedas, arreglar un pinchazo, usar las herramientas de su banco de trabajo, encontrar publicaciones y libros específicos o asistir sus charlas y eventos.

¡Ah! Os avisaremos cuando arranque el proyecto de cara al público en nuestras redes sociales, y si vais a echarle una visita… ¡no dudéis en contarnos que tal la experiencia! Querremos conocer vuestras impresiones… y os contaremos las nuestras, ¡que nosotros también iremos a conocerlos!

La Bicicleta Café, muy pronto y ¡en Madrid!

@caraminarro