Hace tres décadas, David Byrne, más conocido por ser miembro fundador de la mítica banda Talking Heads, descubrió la bicicleta plegable y comenzó a utilizarla en Nueva York y tal fue su fascinación, que no dudó en llevársela en sus viajes alrededor del mundo. Desde entonces, este músico escocés, artista multimedia, fotógrafo, director de cine ocasional, escritor… también se erige como promotor del ciclismo urbano.

Con estos viajes, nació la vista panorámica de la vida urbana, una manera mágica de abrirle los ojos a los ritmos y secretos de las ciudades y aprovechó para plasmarlo en este libro que desde Doble Fila os recomendamos: Diarios de una Bicicleta.

En él se habla de como se han deshumanizado nuestras ciudades, desde un enfoque urbanístico y de transporte, pero como todo ello ha condicionado nuestras relaciones sociales. También habla de la bicicleta como medio de transporte, herramienta para ver las ciudades desde otro enfoque y vía de escape con una mezcla de música y color. Todo esto es narrado con un gran sentido del humor, de la curiosidad y humano.

En su libro hace referencia a ciudades como Buenos Aires, Estambul, San Francisco y Londres, donde el foco se dirige hacia el gremio de músicos y artistas. En Berlín o Manila reflexiona acerca de cuestiones políticas. A lo largo del viaje, David Byrne debate sobre muchas cuestiones; la globalización, la moda, la arquitectura, la soledad, y los cambios radicales que están sufriendo algunas ciudades en un conjunto de postales urbanas que muestran barrios, edificios, parques y calles y que en los recorridos va descubriendo suburbios y rincones urbanos. David Byrne utiliza estas gráficas para reflexionar sobre la censura, la memoria, estereotipos y la violencia. Recorre la ciudad y da cuenta de sus experiencias, no sólo la observa sino que también se involucra con ellas, experimenta lo seguro y lo inseguro.

Para familiarizarnos más con el protagonista de esta entrada para «La Parada«, os dejamos una entrevista interesante y un video con una de sus canciones más celebres.

Artículo de @caraminarro