En «La Parada» empezamos recomendando un libro, el cuál ha sido cedido por El Gaviero Ediciones, una estupenda, cuidadosa y exquisita editorial almeriense que ha querido colaborar con nosotros para sortearlo entre todos los que os apunteis antes del 15 de marzo. Ver Sorteo

Una chica en un andén vacío, ni trenes ni personas. Todo en blanco y negro.

El tren como metáfora del mundo cambiante, en permanente movimiento. Los haikus como vehículo de escapada de los trayectos en tren. Una huida dentro de otra huida.

Retratos en diecisiete sílabas. Pintadas que hay afuera, gestos de los que quedan dentro.

A falta de un tren de cercanías en Almería, bien sirven Los Haikus del Tren para imaginarnos lo que serían sus trayectos diarios. Los viajeros con los que compartiríamos vagón, su rutina habitual, los periódicos que hojean, el libro con el que se evaden. Los besos adolescentes, las breves cabezadas de sueños antes de despertar en la realidad, y bajar.

Reseñas:

Diario de Almería

Diario de Público

Diario El Tiempo de Venezuela