Teníamos muchas ganas de hacer un cara a cara con algún protagonista, y es que diversos quehaceres nos han privado de ello en éstas últimas semanas. Nuestra elección fue unánime. Todos conocíamos El Majao, pero ninguno de nosotros tenía el placer de conocer al editor de este blog, sinónimo de cultura gastronómica, recetas, recomendaciones hosteleras, etc.. y todo escrito desde un teclado ubicado en Almería con las manos de Curro Lucas.

Curro es un periodista, especializado en gastronomía, que ha trabajado en medios de comunicación como Ideal, en la consultora Contraportada, como redactor para Asempal o como director del Anuario Crítico de Almería.

No llevabamos la entrevista preparada, porque sabíamos que no sería necesaria. Solo necesitabamos una pregunta para romper el hielo y enfocarla…. y ésta fue rápida y certera.

DF: En Almería ¿eres peatón o ciclista?

CL: Peatón. Llevo desde octubre de 2011 sin coger la bici, y la usaba entonces para desestresarme y hacer deporte hasta tres veces a la semana haciendo recorridos costeros, aunque si estuviese acondicionada la carretera de Viator hacia Rioja, también la usaría. Prometo poner a punto mi bici próximamente.

DF: Te seguimos en las redes sociales y sabemos que no paras reconociendo bares y restaurantes para definir su cocina. Como buen andador, ¿qué puntos negros podrías enumerarnos?

CL: No citaría uno en particualar, más bien ejemplos generales a erradicar, porque andar bajo la lluvia bajo las baldosas piano es peligrosísimo, y me encuentro multitud de arquetas semihundidas en las aceras. Algo que se nota más, conforme uno se aleja del centro urbano. Muchos pasos de peatones desdibujados o incluso cruces carentes de ellos.

DF: Dábamos por hecho que hacías uso urbano de tu bicicleta. ¿Cuál es el motivo que te hace prescindir de ella?

CL: Mayormente, la mala educación y el incivismo de la mayoria de los conductores. Además, ya me han robado dos bicicletas y multitud de accesorios. Tampoco concibo Almería como una ciudad cómoda para desplazarnos en bici. Queda mucho por hacer aún.

Quisimos hacerle una pregunta trampa y comprobar que circulaba en bici correctamente por la ciudad, porque estamos constatando que las personas que tienen miedo y se quejan de la temeridad de los conductores de otros vehículos, suele ser por el mal manejo de su bicicleta. Cogimos una servilleta y pintamos sobre ella una calzada, delimitada por una raya discontinua, haciéndola parecer a la calle Obispo Orberá. Nuestra pregunta era sencilla ¿Por dónde pedaleas tú?

En el dibujo, situó su bicicleta a la derecha del centro del carril derecho. Un lugar, en el que inevitablemente se acontecen imprevistos, pero con dos ventajas. Respecto a ir pedaleando a la derecha del todo, las puertas de otros vehículos pueden sorprendernos y los coches nos adelatarán justitos para no sobrepasar la linea discontinua y así, permitir a otros coches que sigan por el carril izquierdo sin problemas. Además, respecto a ir por el centro de la vía, (otra opción válida) seremos más visibles y obligaremos a adelantarnos correctamente, aunque también conseguiremos los más que factibles altercados verbales, comunes en ciudades como Almería, faltos de una cultura ciclista. Por tanto, Curro pasó la prueba correctamente, al elegir la primera de éstas opciones, si bien pensábamos que pedaleaba como en la segunda mencionada.

Retomamos la entrevista, pero ésta empezó a coger un aire más distendido y cercano. Curro nos comentaba que no entendía porqué en Almería teníamos que lanzarnos en los pasos de cebra no regidos por semáforos, en los que de no hacerlo, raramente los conductores tienden a ceder el paso a los viandantes.

Hablamos de las nuevas zonas de expansión de la ciudad, como la Vega de Acá, y compartimos su opinión. «Está claro que es díficil ampliar el ancho de las aceras en el centro, y las calles que han sido peatonalizadas en estos últimos años, han sido revalorizadas e incluso los comerciantes que al principio no las querían, ahora están muy contentos por el trasiego de personas por ellas, pero lo que no entiendo es que abramos la ciudad a nuevos barrios limítrofes y en ellos sigamos con el mismo error de no darle mayor anchura a la calzara, incluso de no pronosticar la necesidad de crear carril bici en éstas»

Citamos el carril bici que Curro Lucas usa, el que va hacia la Universidad y nos comentaba verdades como puños que se observan fácilmente, como que es muy peligroso ir por ella y compartirla con personas que van escuchando música con auriculares, a lo que se suma el mantenimiento irregular del mismo debido a los arbustos y hojas de palmera que invaden el carril bici, algo que hemos constatado y denunciado en las redes sociales varias veces.

@juanjoamate entrevistando a @currolucas en el Oasis de la Puerta Purchena

Sobre los últimos sorbos de Nestea y de café con leche, dejamos discurrir la entrevista en una agradable conversación donde se salpicaban comentarios de envidia hacia ciudades como York (Inglaterra), donde se ejemplifica muy bien que está pensada en y para el peatón. También citamos Ginebra (Suiza), una ciudad que tiene un servicio de transporte urbano que incluye autobuses, trolebuses y tranvías, además de un servicio de barcos que atraviesan el lago Lemán y recordamos su Jet d’eau (Chorro de agua) copiado en Almería.

Para finalizar, recordamos una frase de Curro Lucas que bien nos valdrá para hacer una tirada de camisetas, jeje, «la gente sería más feliz, si andara o cogiera la bici más, algo que sin duda, reduce el estrés y las canas«.

@caraminarro