José Antonio García Cebrián (Las Cabezas de San Juan, Sevilla, 1969) es licenciado en Derecho por la Universidad de Sevilla. Actualmente ocupa la Viceconsejería de Fomento y Turismo. Es el ‘alma mater’ del Plan Andaluz de la Bicicleta. En su época en el Ayuntamiento de Sevilla fue el cerebro que provocó lo que hoy es una revolución envidiada en todo el mundo: que la ciudad hispalense abrazara con orgullo la red de carriles bici que la ha convertido en objeto de estudio en materia de movilidad. Ahora pretende, desde el Gobierno andaluz, exportar a toda Andalucía, también a Almería, un modelo de éxito. ¿Qué opina? ¿Almería ‘is different’? ¿O se acabará moviendo, como Sevilla, a pedales?

¿Está harto de que le traten como el gurú de la bicicleta?

(Ríe) No, porque no me tratan como el gurú de la bicicleta. Pero siempre que me asocian con la bicicleta me alegra y me siento orgulloso.

la foto 3 En su momento desde el Ayuntamiento de Sevilla y ahora desde la Junta de Andalucía va a ser el motor para intentar implantar la bicicleta como un método para que las personas puedan moverse por las ciudades. ¿Va en serio? ¿Es posible?

El Plan Andaluz de la Bicicleta, por nuestra parte, va totalmente en serio. Tan en serio que la mayoría de los ayuntamientos afectados por la implantación de las medidas previstas en el PAB en el medio urbano ya han mostrado su voluntad y han suscrito el convenio para que la infraestructura ciclista sea una realidad. Un primer paso para que la bicicleta pueda ser un medio de transporte más y para que el derecho a moverse de una manera más saludable y no contaminante sea un derecho que se pueda ejercer en todas las ciudades de Andalucía.

De forma mayoritaria, el PAB se basa en infraestructuras. Después de haber visto como hemos visto aeropuertos sin aviones, autovías sin coches, AVE sin pasajeros… ¿No puede ocurrir que nos quedemos con carriles bici sin ciclistas?

Hombre, todo es posible. Lo que ocurre es que el modelo que estamos siguiendo es el que se llevó a cabo en la ciudad de Sevilla. Y en el resto de ciudades en las que está prevista la implantación tienen tantas o más aptitudes como Sevilla para poder acogerla. Todas las ciudades son aptas para moverse en bicicleta, igual que lo son para moverse en coche. No hay ningún dato que pueda apuntar a que las infraestructuras ciclistas no vaya a ser bien acogida por los andaluces, sino todo lo contrario.

Lo importante, según el plan, es un cambio de mentalidad. El Plan Director de la Bicicleta [implantado en Sevilla, que sirve de modelo para el PAB] apuntaba muy seriamente a la concienciación social, a la trasmisión a la población de que la bicicleta no eran solo infraestructuras. ¿No queda la sensación de que el PAB adolece de esa participación social, de esa concienciación?

A través de la propaganda y la publicidad llegar a generar mensajes es algo muy costoso. Por ponerte un ejemplo de esa ciudad [Sevilla] en donde ya es un triunfo y una realidad el uso de la bicicleta, que casi ronda el 10% de la cuota modal, probablemente para poder haber llegado a convencer a toda la gente que ahora mismo ha abandonado el coche y se ha lanzado a la bicicleta mediante campañas de publicidad, en vez de 30 millones tendríamos que habernos gastado 300. Por lo tanto, el mejor convencimiento en este sentido es el boca a boca y el poder tener un espacio dentro de las calles en el que poder montar en bicicleta de una forma segura, cómoda y útil. Que tanto un niño de 8 años como una persona de 80 puedan ir en bicicleta. Cuando por una calle va una abuela con su nieta, probablemente esa publicidad sería impagable. Lo primero es la infraestructura y a partir de ahí va viniendo lo demás. Es imposible competir con los mensajes de las grandes multinacionales del automóvil que trasmiten libertad, hombría, cuando empiezas a pisar el acelerador.la foto 4

A ver qué opina de algunos mitos de la bicicleta. En Sevilla la bici ha funcionado porque es ‘Sevilla la plana’.

¿Sevilla ha funcionado porque es plana? Pues sí. ¿Y en Copenhague ha funcionado porque están a 15 grados bajo cero? También. ¿Sevilla ha funcionado porque estamos a 40 grados a la sombra? Pues también. Cuando empezamos en Sevilla nos tomaban por locos. Cuando empezaron en Copenhague también, porque decían que la bicicleta era para los italianos que tienen buen tiempo. Y ahora tienen ciudades con el 50% de la movilidad en bicicleta… Todas las ciudades son aptas para montar en bicicleta.

¿Puede ser, incluso, que los datos de Sevilla os parezcan, a toro pasado, cortos para los planteamientos iniciales?

Nosotros no pensábamos que la respuesta de Sevilla fuera tan alta. Nadie pensaba que en tan poco tiempo se pueda pasar al 9%. Nueva York ha cambiado Broadway y ha subido medio punto… Sevilla ha hecho en poco tiempo, mucho. Y todas las ciudades andaluzas son aptas para eso. Y para eso hace falta voluntad política y no repetir errores como las vías ciclistas que no van a ninguna parte.

Otro mito: la bici es de tiesos, de pobres.

(Ríe). Sí, es un mito. Pero yo creo que está roto. Las ciudades que no son tiesas, que no son pobres, son las ciudades que van en bicicleta. Un indicador de solvencia económica, de sociedad de progreso, es ir en bicicleta, la ciudad en la que el rico va en bicicleta y no la del rico que va en coche. Es un mito roto. Ojalá tuviéramos los ratios económicos de ciudades ciclistas… Eso sí. Montarte en bici no cuesta un duro. Pero eso no quiere decir que no lo tengas, sino que lo gastas en otra cosa.

El último: la bici es de izquierdas.

Los usuarios de la bicicleta son de todas las ideologías. Pero sí que es cierto que solo los de Izquierda Unida hemos hecho políticas de fomento de la bicicleta. Eso sí que está claro.

¿Qué posibilidades tiene el PAB en Almería, con su especificidad social?

Estoy convencido de que va a ser un éxito. Esto seguro de que Almería, dentro de diez años, va a estar planteándose hacer nuevas infraestructuras ciclistas. Tiene una serie de condiciones que la hacen muy favorable al uso de la bicicleta. Almería no se va a comparar con Copenhague, pero hay ciudades en Alemania y en Dinamarca con las que Almería se podría comparar perfectamente por su topografía, por sus distancias de movilidad obligada… Y siempre va a tener la ventaja de una climatología más favorable, tanto en verano como en invierno.

¿Cuándo será una realidad el PAB en Almería?

Yo espero que en el plazo de 12-18 meses. Ya están muy avanzadas las conversaciones con el Ayuntamiento. El Consistorio ha mostrado su voluntad política de incorporarse, y así lo ha expresado en la suscripción del convenio y yo espero que sea una realidad. De ahí que es importante que cuando comiencen las molestias de las obras, porque las obras siempre son molestas aunque sean para mejorar, que haya comprensión por parte de todos. La sociedad de Almería y su aporte va a ser importantísimo. En Sevilla fue importantísimo contar con el apoyo de asociaciones que confiaron en que la infraestructura iba a suponer una molestia durante un tiempo pero que después iba a servir para mejorar.

Transporte público. El Ayuntamiento de Berja ha decidido salirse del Consorcio de Transportes alegando que al fin y al cabo el servicio iba a ser el mismo y que no consideraban una prioridad su participación en él. ¿Le preocupa que haya efecto contagio tras la reforma local?

El cambio de los consorcios con las modificaciones legislativas no tiene que tener repercusión negativa en la asociación de los municipios. No es imputable la separación puntual de este ayuntamiento a la modificación legislativa. Hemos tenido separaciones de ayuntamientos en otros ámbitos, como en Málaga, que libremente decidieron no estar en el Consorcio. El Consorcio es un instrumento para la coordinación administrativa en la prestación del servicio público. La modificación legislativa no va a repercutir ni en la calidad de la prestación del servicio ni en las aportaciones. Es una adscripción de los entes locales a los autonómicos, un blindaje de adscripción a la Comunidad Autónoma. Así lo ha entendido la Ley, no digo que yo lo comparta. Pero no tiene repercusiones negativas, ni más aportaciones de los integrantes. Ha habido especulaciones para aprovechar, encontrar excusas. Es un hecho aislado en los nueve consorcios que tenemos. No hay alarma.

Pero, los ciudadanos de Berja… esos sí pueden estar alarmados.

La ciudadanía verá qué era verdad y qué no. Si el Ayuntamiento entiende que el Consorcio no daba ningún beneficio y los ciudadanos entienden que al irse el Ayuntamiento se ven perjudicados… Algo falla. Parece que sí que daba algún beneficio. Los beneficios son de los vecinos de Berja. Ellos serán los que vean que algo falla. Si los ciudadanos se ven perjudicados, es que alguien no está haciendo bien la lectura. Yo entiendo que estar en el Consorcio es positivo para los dos. Porque es mejora y porque es colaboración administrativa, que da fruto.

En breve se va a iniciar el Plan Metropolitano de Movilidad Sostenible. ¿Qué ejes va a tener?la foto 5

El vuelco de los planes metropolitanos, porque están en marcha el de Almería y el de las otras ocho aglomeraciones urbanas de Andalucía, así como el que entendemos que tiene que ser el paraguas de las directrices, el Plan Andaluz de Movilidad Sostenible. Y todo bajo la Ley de Movilidad Sostenible, que va a decir por primera vez que se tiene que garantizar los transportes de pasajeros y mercancías sin fastidiar a nuestras generaciones venideras. En ese sentido pretendemos hacerlo, contando con todas las administraciones implicadas y con participación ciudadana. Se va a priorizar el transporte público colectivo y no motorizado. No tenemos complejo en decir que quien elige el coche elige la peor opción.

En este modelo de transporte colectivo y no motorizado entran algunos proyectos históricos de Almería que no ven la luz. Por ejemplo, el Cercanías para el Bajo Andarax. ¿Lo veremos?

Una infraestructura ya existente, que prácticamente necesita solo de material móvil, entiendo que debería de incluirse en ese plan. No quiero yo aventurar conclusiones que deben de estar sujetas a un proceso. Ha habido iniciativas para mejorar los Cercanías donde lo hay y de dotarse de ellos donde no los hay, como Almería, Córdoba o Granada. El Cercanías es el transporte por excelencia, todos lo reconocen como un transporte limpio y de calidad.

Otro es el del tranvía de Almería. ¿Se está replanteando?

La gran piedra angular de la Ley de Movilidad es hablar de demanda, ver cómo satisfacerla y hacerlo con infraestructuras proporcionadas. De ahí que se hable mucho de las externalidades, de los costes, del medio ambiente… Vamos a ver qué movimientos se dan y qué infraestructura resulta adecuada. Y escapar de proyectos ilusorios, que lo que hacían era desviar la atención de algo. Porque a lo mejor todo el mundo puede ver satisfecha su necesidad de movilidad sin necesidad de un metro subterráneo con tuneladora a cincuenta metros bajo tierra. A lo mejor puede verse satisfecha con un autobús de calidad no contaminante o con un tranvía. Eso está todo bastante medido.

Pero en Jaén tenemos un tranvía parado desde hace tres años y medio.

No se trata tanto de una política de movilidad que haga cambios estructurales materiales. ¿Hacemos eso en otras ciudades? ¿Vamos a otras ciudades con ese mismo problema? La cuestión es ver qué demanda se tiene, ver cómo se puede solucionar y con qué medios. Si el 40% se mueve en bicicleta a lo mejor no hace falta ni un trolebús. Hay ciudades en Andalucía con un desplazamiento peatonal espectacular. Eso hay que mantenerlo. Lo que hay que evitar es nuevos polígonos industriales donde la gente no pueda ir andando… No se trata de hacer grandes cosas, sino de intentar hacer cosas para mantener lo bueno que tenemos y optimizar soluciones para aquellos problemas que existan.

Permítame una ‘maldad’, pero esta Administración de la que usted es parte ha promovido el PITA a una distancia más que considerable.

La escasa planificación en materia de transporte y movilidad, cuando se ha evaluado, se ha constatado que estábamos peor que en el peor de los escenarios previsibles. Eso es porque lo ha hecho mal esta administración y otras. Y eso está ahí. Se cometen errores y lo importante es enmendarse.

Hablamos constantemente de modelos de éxito. Quizá haga falta hablar de modelos de fracaso. El tranvía quizá no funcione. Está el caso de Jaén. ¿Hace falta hablar con claridad? ¿Explicar que hay cosas que no funcionan así porque sí?

Pero eso, ¿cómo se puede hacer? En una sociedad democrática sólo se puede actuar mediante una Ley. Planes urbanos, de movilidad…

¿Y la fiscalidad, puede ayudar a sembrar cordura en la movilidad?
También, por supuesto.

Imaginemos: un impuesto a centros comerciales con grandes aparcamientos por la movilidad asociada. ¿Sería útil?

Todas las medidas de fomento son bien recibidas. La Ley está en trámite de anteproyecto. Tiene un recorrido. Es perfectamente posible. Una bonificación en el IRPF por el uso de medios de transporte no contaminante, como hay en Francia o Bélgica, también es posible. De eso se trata. No es tanto de pedir y no dar. Es cuestión de ir poco a poco convenciendo a todos. De la noche a la mañana, cosas que llevan 30 años vendiéndose como progreso y desarrollo, es difícil revocarlas. Hay polígonos que son más grandes que los propios núcleos urbanos. El árbol ya se ha caído, todo el mundo está convencido de que se han cometido errores. Y hay que decirlo sin complejos.

¿Es tocar el bolsillo la única medida para convencer a corto plazo?

Es como cuando comenzó la cultura de la planificación urbanística. Ahora toca cultivar la cultura de la planificación de la movilidad.

¿Cómo ha venido desde Sevilla?

En avión.

Hubo quien dijo que ustedes planeaban quitar el avión y sustituirlo por carriles bici…

Ya me supongo, dirán muchísimas barbaridades. Ahí hemos hecho un esfuerzo extraordinario porque el Gobierno del Estado no estaba por la labor de renovar la Obligación de Servicio Público entre Sevilla y Almería porque entiende que para ir de cualquier ciudad a cualquier ciudad del Estado español hay que pasar por Madrid. Pero lo hemos conseguido y somos la única comunidad autónoma [peninsular] que tiene un vuelo intraautonómico. Además, es un esfuerzo para visualizar que Almería necesita infraestructuras por ferrocarril de un modo importante.