Juan tiene 45 años y forma parte de la tercera generación de taxistas que ha dado el apellido Fernández. Él lo hizo desde el 17 de octubre de 1986, cuando comenzó a recorrer las calles almerienses, y ahora está a punto de conquistar los 26 años en un taxi, recordando que con 8 años iba ya a la parada a ver a su abuelo, Diego Fernández, deseando que le dejase aparcar su coche.

Cuando empezó en este oficio, la carrera se cobraba a 145 pesetas y no era demasiado difícil llegar a las 5.000 pesetas haciendo muchos viajes, pero hoy, al recordar aquellos tiempos, no hace más que pensar que los impuestos y otros gastos se ceban con este gremio, empezando por los seguros. Encima la recaudación está bajando de manera alarmante, un 30-40% en el último año, según calcula Juan.

Hoy en día, Almería tiene 283 taxis circulando en la capital, de lo que las últimas 32 licencias se han concedido en estos últimos 25 años. Ahora, éstas están estacandas sin luz verde desde el pasado año, si bien estos días está previsto que se someta a votación disminuir personal asalariado en los taxis. Además, se estudia también reducir las jornadas con días de descanso (algo que ya hacen casi todas las capitales excepto Oviedo y Almería) o con fines de semana alternos sin trabajar, por ejemplo.

Pero lo que Juan quiere es seguir ahondando en ser un taxista 2.0. Usa el twitter como método de captación de clientes, además de ponerse al día en cuanto a la información que rodea su oficio. Comenta que hay otras personas que están comenzando en esta red social, pero que aún solo leen tweets y no interactúan. A Juan le complace ver compañeros intentando actualizarse en tecnologías. La tecnología avanza en el taxi, ya sea en cuanto al coche o en cuanto a los móviles, tablets, etc.. pero él es de la opinión de que el sistema también ha de renovarse, por lo espera que las asambleas previstas en el gremio cuajen algunas ideas revolucionarias y que otras se estudien más detenidamente por el bien del sector. Hoy mismo ha estado desde las 5 de la mañana hasta las 7:30 esperando el primer cliente, y nos asegura que «eso no solo es triste, sino que debemos de cambiarlo, debemos buscar el cliente con ayuda de las redes sociales por ejemplo».

Lo que no mucha gente sabe de Juan es su doble trabajo como localizador y posterior gestor de permisos para realizar rodajes de peliculas, anuncios, etc. Algo que le vale para seguir aumentando su intenso palmarés de más de 100 películas como Conan el Barbaro, Indiana Jones o Condemor, y para poder decir que en su taxi ha llevado a actrices como Sophia Loren, Claudia Cardinale, Geraldine Chaplin, etc.