Terminada la Semana Europea de la Movilidad llega el momento de los balances, y como saben la mayoría de nuestros seguidores, nosotros este año hemos centrado nuestra agenda en Peatonico, un personaje inspirado en Peatonito, que actúa en México, y con el que queríamos trasladar la idea de que los peatones son el eslabón más débil de la cadena de la movilidad en nuestras ciudades y necesita que todos, ciudadanos, políticos y técnicos, lo tengan como máxima prioridad, sin necesidad de que ningún superhéroe tenga que salvarlos.

La respuesta ha sido espectacular. El día de la acción prácticamente todo el mundo se tomó con mucho humor las intervenciones de Peatonico, no solo los peatones, también los conductores. Arrancamos muchas sonrisas en esa jornada y las hemos vuelto a arrancar estos días con el video que hicimos. Personalmente reconozco que me esperaba algo de hostilidad, pero la respuesta de los almerienses fue la mejor imaginada. Estamos muy agradecidos y muy contentos.

Peatonico - Doble Fila - A por ellos!! grande

Volvemos a lanzar la misma pregunta que nos hicimos con el Mobility Mob hace unos meses, ¿ha servido de algo? Pues depende de cómo se vean las cosas. Peatonico no ha logrado que los coches respeten a los peatones, ni les ha dado más seguridad desde que hicimos la campaña, pero arrancando sonrisas entre mucha gente hemos conseguido que por unos días se hable de Peatonico, de la seguridad peatonal de nuestra ciudad y de la necesidad de que el peatón sea considerado el elemento prioritario en cualquier intervención. Hemos recibido invitaciones para que Peatonico actúe en varios barrios de la capital, en las salidas de innumerables colegios, en carreteras y calles de otros municipios almerienses, e incluso en otras localidades de todo el país, lo cual significa que sí hemos provocado más de una reflexión.
 

No faltan quienes piensan que somos unos “payasos”, como nos decía el pasado jueves uno de los viandantes con los que nos encontramos, ni tampoco los que creen que solo buscamos protagonismo, críticas éstas últimas que normalmente proceden de los que no se atreven a buscar la complicidad ciudadana en la calle. Y esto último es lo que tenemos claro nosotros: toda revolución (y que no le quepa la menor duda a nadie que invertir la pirámide de la movilidad es una auténtica revolución) se gana en la calle, no en los despachos. El plan mejor diseñado está condenado a fracasar si no cuenta con la complicidad de los ciudadanos a los que afecta.

Ahí es donde dirigimos todas nuestras acciones. Como hemos dicho muchas veces, Doble Fila pretende meter la movilidad sostenible en las agendas de los medios de comunicación, de los políticos y los técnicos, y sobre todo, en las cabezas de los ciudadanos. Cada acción que llevamos a cabo persigue que el discurso vaya consolidándose entre los que deben ser los grandes protagonistas de esto. Hay que implicar a la sociedad, hay que convencer a los ciudadanos de que nuestras ciudades ganarían mucho con pequeños gestos en nuestra forma de movernos y que su bolsillo y su salud también saldrían ganando.

Para hacer todo eso hay que trabajar mucho la comunicación, hay que dejar la corbata y arremangarse, salir a la calle, utilizar formas imaginativas y divertidas para trasladar los discursos y las propuestas, hay que hacer  ‘marketing de guerrilla’, y evidentemente ser paciente para que esas ideas vayan calando como lluvia fina entre la gente de a pie, no solo entre las élites de los despachos.

@juvaldivia