Es juntarnos dos personas activas y con la mente en distintas guerras, para abrir un debate con las últimas novedades en cuanto a movilidad urbana en España. Eso sí, como siempre, poníamos a parir lo más negativo que se nos venía a la cabeza acerca del tema de la movilidad, especialmente en lo que respecta a la bicicleta. La cuestión es que acabé soñando, soñando y siendo optimista en que las cosas pueden cambiarse, pienso que solo es cuestión de plantearse como hacerlas para que con una buena estrategia, uno entre como el caballo de Troya en las administraciones. Seguro que las neuronas aisladas de sus gestores correspondientes, políticos o no, se aunan para dejarse guiar por alguna asociación no lucrativa que esté moviendo la colita para sacarles las castañas del fuego.

«Quien me conoce, sabe de qué hablo. Quien no me conoce, sabrá de qué hablo»

Casualmente, resulta que el día en el que debatimos bajo un atardecer muy propio desde el Paseo Marítimo, era el mismo día en el que la Red de Ciudades por las Bicicletas ha empezado con su prueba piloto de registro de bicis en Zaragoza ¿para qué? Para intentar acabar con el incremento de robos que últimamente asola a buena parte de España ¿por qué? Porque cada vez hay más bicis!! Conozco varios casos en este último mes y a buen seguro se tiene que estar formando un mercado sumergido en la venta de bicis robadas!! Deseo que la prueba piloto zaragozana surta efecto y se contagie a Almería que falta empieza a hacernos.

Lo que tuvimos claro que no hará nuestro Excmo. Ayuntamiento es incentivar el uso de la bici entre los más pequeños para que vayan al cole, algo que sí han decidido hacer en Barbastro, porque aquí somos más de apostar por la doble fila, doble fila en Padre Méndez, doble fila en la Rambla, doble fila frente a cualquier colegio que se precie en Almeria y para nada señalizar vías tranquilas como más ciclo-calles. Pero, habrá que tener optimismo y pensar que algún día las cosas cambiarán, porque siempre se dice que la voluntad y compromiso político mueve montañas, aunque sea en vísperas de elecciones.

Eso si, mientras soñaba despierto tras esa conversación, me preguntaba: ¿es posible que se llegue a subvencionar la compra de bicicletas en Almería? No creo que sea Durango el único lugar que hace o se plantea subvencionar hasta un 50% el valor de una bicicleta, y podríamos seguirle en sus pasos sin titubear, porque tampoco es tan difícil observar y descubrir las bondades que con esa pequeña acción tendríamos como valor añadido en nuestra ciudad.

Realmente creo que podría ser aún más optimista en cuanto al uso de la bici en Almería si hubiesen aparcabicis seguros anclados al suelo, y no atornillados; seguridad es lo que necesitamos para no seguir engrosando la lista de expolio que últimamente estamos viviendo, porque conozco casos cercanos en los que han robado en dos semanas a una misma persona tres bicis en nuestra gran Universidad. Si siguiéramos los pasos del Bicibox de Barcelona, esas acciones acabarían, nuestros miedos también y las bicis aflorarían como debe. No es optimismo, es saber hacer por quienes velan por el interés comunitario y no sólo por su ego.

Ahora, solo me queda ser positivo en las empresas privadas, ya que la Administración Pública con su Diputación y Ayuntamiento de color azul honorable, no están por la labor, ni antes, ni ahora en crisis, ni hace años, ni dentro de días para hacer algo real por el bien de la ciudad, que no sean macroredondas para los monstruitos devorapetroleo a 1,5 €/L.

Os dejo ya con una pregunta: ¿Os imagináis que el Gobierno Español ayudara a las empresas para que sus trabajadores vayan en bicicleta al trabajo? Pués en Francia lo harán, porque saben que es una inversión que a la larga ahorrará más dinero que cuesta al principio. Se lo ahorran en contaminación y por tanto en enfermedades respiratorias; ganan en longevidad y calidad de vida, llenan sus arcas de Sanidad y aumentan el umbral de bienestar aplicando medidas sencillas.

Lo siento, pero me da la impresión de que no he llegado a transmitiros ninguna frase optimista en mis primeras lineas del blog al iros desgranando algunos ejemplos de nuestro atraso institucional y sobre todo el intelectual de nuestros gobernantes cercanos. El tema es que no creo que les falte viajar más, sino abrir más los ojos en sus viajes; los blocs de notas son muy baratos para este menester, puedo asegurarlo.

Carlos Ramos

@caraminarro