Sí, habéis leído bien, sueño con que Almería tenga más autopistas, ahora bien, no como el fiasco de la Cartagena-Vera. No quiero que la conexión de la A-92 con la Avenida del Mediterráneo tenga peaje, no … sueño que por una vez queramos imitar las grandes lecciones que a veces encontramos en otros países y creemos una red de autopistas para bicicletas en la ciudad de Almería.

Puede parecer una locura llegar a alcanzar los 5 millones de euros que pretenden invertir en un trazado de 30 kilómetros en Suecia para construir la red de autopistas para bicicletas en torno a la ciudad de Lund, sin embargo, pensemos que esa cantidad es la que se paga a lo largo de cuatro años, una legislatura, a la concesionaria de la Ciudad Digital, que iba a ser una solución de mejora del tráfico en la ciudad y ya no sabemos en qué va camino de convertirse, pero está claro que las mejoras no han llegado.

La realidad es que dado el modelo de ciudad difusa que presenta Almería (en 2005 presentaba un índice del 61’5% cuando la media española es del 63’4 % según datos del Informe Sostenibilidad en España 2009 elaborado por el Observatorio de la Sostenibilidad en España OSE) la red de viales ciclistas necesarios para cubrir su extensión es a día de hoy bastante importante. Y es que no olvidemos que los carriles bici existentes son de ese tipo que comunican «ningún sitio con ninguna parte» es decir, son inconexos y por tanto, funcionan como estructuras aisladas, no facilitan la comunicación, por lo que ésta sería una de las primeras premisas a tener en cuenta a la hora de diseñar esa futura red y uno de sus principales objetivos.

Un segundo factor es que dicha red ha de llegar hasta aquellas zonas más alejadas del centro pero situadas a una distancia que sí permite el uso de la bicicleta para desplazarse hasta ellas, nos referimos a la barriada de La Cañada y núcleos anexos. A buen seguro una alternativa frente a los cambios del ROA, para los vecinos de los mismos, sería el uso de la bicicleta si bien la ausencia de vias seguras (atendiendo a su convivencia con los vehículos a motor y la falta de señalización e iluminación adecuadas) les disuade de usarla.

Soñando, soñando, me viene esta imagen a la cabeza …

Las líneas azules muestran lo construido. Las rojas, lo soñado por DF.

En esta propuesta que se adjunta, vemos como quedaría esa red. Las líneas azules marcan los actuales trazados de carril bici, en Carretera de Ronda, la Rambla, Parque Nicolas Salmerón, Parque del Andarax y el entorno de la Universidad. Como vemos, aislados entre sí y con una curiosa tendencia longitudinal y una referencia clara, el mar, bien para comunicar la costa con zonas del interior, bien para discurrir paralelo a éste. En esta imagen queda patente que no estamos ni ante una red de carriles bici, por lo que la conectividad y su funcionalidad queda muy mermada, y que su diseño responde en muchos casos a un criterio de uso recreativo más que de transporte o movilidad.

En rojo queda marcado lo que aporta nuestro sueño, el trazado necesario para dar conexión a unos carriles con otros y completar una red de vías ciclistas que daría acceso seguro a un gran porcentaje de la ciudad de Almería, incluida La Cañada. Su extensión no supera los 20 kilómetros en total, por lo que de hacerse siguiendo las especificaciones de la autopista para bicis de Suecia, su importe estaría en torno a los 3’5 millones de euros, tres años del pago anual de la Ciudad Digital.

No se trata de empezar mañana, pero sí de empezar a planificar esta idea mañana mismo. Con un Plan de Movilidad en ciernes y un Plan General de Ordenación Urbana que estos días parece que empieza a salir de la hibernación bajo el criterio de la urgencia política, el escenario permite empezar a estudiar trazados y diseños para armar una propuesta concreta, realista y posible, para ser ejecutada en un periodo razonable, el que los recortes, el resto de prioridades y los tiempos de la gestión política permitan. Lo que no debería permitirse es el statu quo, quedarnos como estamos, ni siquiera intentarlo, que siga siendo un sueño.

Seguiremos soñando mientras otros ponen en marcha nuestros sueños por nosotros, seguiremos dejando pasar oportunidades y lamentándonos después, pero … alguien tendrá que despertar y ponerse a hacer los sueños realidad.

Es necesario acometer regularmente labores de mantenimiento en los carriles bici