Ahora que llegan las elecciones y los partidos políticos andan elaborando sus programas electorales, nos gustaría poner el acento en el transporte público. Sí, ¡¡el transporte público!! Ese concepto de transporte colectivo que descongestiona las ciudades, es más respetuoso con el medio ambiente y supone un indicador imprescindible para medir el nivel de desarrollo de cualquier ciudad. Lo aclaramos porque no parece que sea un asunto que interese mucho, ni que, a diferencia de otros lugares, esté en la agenda política.

Pese a la crisis, asistimos en los últimos meses a la llegada de constantes noticias referidas al transporte público en Andalucía. En Cádiz está ya cerca de su terminación el tren-tranvía de la Bahía, que comunicará a la capital gaditana con Chiclana y San Fernando. En Málaga no solo ya tienen funcionando parte de su red de metro, sino que su Ayuntamiento lleva ya tiempo estudiando la implantación de un BRT (Bus Rapid Transit) solución similar a la que se está estudiando desde la Junta para conectar Fuengirola y Marbella, ante las dificultades de implantar el esperado corredor ferroviario. En Granada el metropolitano  está muy avanzado y no solo vertebrará la capital, sino que la conectará con Albolote, Maracena y Armilla, e incluso se estudia llegar hasta Atarfe o Santa Fe, además, el Ayuntamiento granadino hace menos de un año que implantó su LAC (Línea de Alta Capacidad) que no es otra cosa que un BRT. Es verdad que hay sonados fracasos también, caso de Jaén, donde la cabezonería y el capricho de su alcalde mantiene sin funcionar un tranvía ya terminado, pero entendemos que será un servicio que regresará tarde o temprano porque la infraestructura ya está hecha, por cierto, en una ciudad que tiene poco más de la mitad de habitantes que Almería.

¿Y Almería? ¿Algo nuevo que se vislumbre en el horizonte más allá del AVE, que parece ser la única obsesión de nuestros políticos? Nada. Aquí tanto Roquetas como la capital hicieron en su día estudios para implantar el tranvía que se quedaron en nada. Como sigue guardado en un cajón el proyecto de Cercanías del Bajo Andarax, o las promesas de conexión ferroviaria con el Poniente.

En El Ejido la tendencia es la de recortar una escasa red de transporte urbano por la que nunca se apostó. En Roquetas no existe un urbano real porque su ayuntamiento debe ser el único de España que no aporta dinero para su mantenimiento, y el servicio es muy deficiente como lo demuestran las caras de asombro y las constantes quejas de los miles de turistas que recibe cada año. Y en Almería el mayor logro en materia de transporte urbano de los últimos años ha sido la incorporación de un bus articulado de segunda mano para probar a ver si aliviaría los problemas de saturación de las conexiones con la Universidad (se ve que “eso” de los autobuses articulados es algo desconocido para la capital y necesitaban verlo con sus propios ojos).

Hay que decir que casi todos los grandes proyectos de transporte público en Andalucía han sido liderados por la Junta de Andalucía, administración que, en el caso de Almería, no se le conoce proyecto alguno en materia de transporte público, más allá de la implantación y mejoras del Consorcio Metropolitano, por cierto, el único de Andalucía en el que la capital no está o no estará, tras la aprobación reciente de su salida porque según su concejala de Movilidad, María Muñiz, no le aporta nada a la ciudad.

No parece que la provincia esté entre las prioridades de la Junta a la hora de mejorar las redes de transporte público, a diferencia de otras provincias donde se han gastado centenares de millones de euros en este terreno. El olvido es patente, no cabe duda viendo lo que se está haciendo y lo que se está planificando en otros lugares. Aquí por no conocerse, no se conocen ni estudios sobre la materia desde hace años. Pero siendo justos, también hay que destacar la pasividad de los políticos almerienses con este tema. Si se echa un vistazo a la prensa se verá que mientras que las alusiones al AVE son casi diarias, ¿cuántas veces ha pedido el alcalde de Almería, Luis Rogelio Rodríguez Comendador, que la Junta apoye el proyecto de tranvía? ¿Ha presentado el Ayuntamiento de Almería algún estudio serio de transformación de la red de transporte público actual que pueda conseguir financiación europea? ¿Hay algún proyecto con inversiones para mejorar la conexión con la Universidad que se pueda poner sobre la mesa? ¿Ha hecho algo el alcalde de Roquetas, Gabriel Amat, por el tranvía de su ciudad después de la redacción del proyecto que se hizo en su día? ¿Habéis leído o escuchado a Amat algún comentario, crítica, queja, petición o ya una insinuación para que la Junta se moje en la mejora del transporte público de su ciudad y su conexión con la capital? ¿Habéis escuchado que existan estudios para mejorar la conexión del Poniente y Almería? Pero la cosa no va solo con el PP, ¿cuántas veces hablan los demás partidos de transporte público? Con la honrosa excepción de Roquetas, donde por fin parece que el transporte público va a ser uno de los temas centrales de la campaña para las municipales, ¿qué lugar ocupa este asunto en las agendas de los políticos?

Está claro que a nuestra clase política este tema no les quita el sueño. Ese es el pobre panorama en el que nos encontramos a las puertas de una nueva cita electoral. Por nuestra parte estaremos muy atentos a las declaraciones y promesas de los próximos meses.