Hoy se celebra el Día Mundial del Medio Ambiente, una cita anual con la que se pretende concienciar sobre la situación del medio ambiente en el planeta y el daño que nuestra acción provoca. Es un día perfecto para daros algunos datos sobre la movilidad urbana, que influye y mucho, en el medio ambiente:

-El coche privado es la principal fuente de contaminación y ruido en las ciudades. Es también una de las principales fuentes de emisión de gases de efecto invernadero.

-El uso del transporte privado es el responsable en España de unas 75 millones de toneladas de CO2 a la atmósfera anuales.

-El coche privado representa el 15% de toda la energía consumida en España y aproximadamente la mitad de la energía que consumen las familias españolas.

-Más del 75% de los desplazamientos en coche privado se realizan con un solo ocupante en su interior, de hecho, el índice medio de ocupación de los coches de 1,2 personas por vehículo.

-Recorrer 6 kilómetros diarios en coche puede suponer 900 kilos de CO2 emitidos a la atmósfera en un año.

-El consumo de los coches en desplazamientos urbanos puede subir hasta los 20 litros por cada 100 kilómetros.

-En nuestras ciudades, la mitad de los viajes que se realizan son para recorrer menos de tres kilómetros de distancia, que perfectamente se pueden hacer en bicicleta o a pie.

-En España se calculan unas 16.000 muertes prematuras cada año a causa de la contaminación urbana, provocada en gran medida por los coches, cuyo número ha aumentado un 385% en los últimos 30 años.

-La contaminación acústica, que en el caso de las ciudades proviene en su gran mayoría de los coches, afecta directamente a la salud del 26,7% de los hogares españoles.

-En nuestro país apenas un 37% de los desplazamientos urbanos se realiza en autobús, una media que baja considerablemente en ciudades y provincias como Almería, donde su uso es prácticamente residual. Y todo ello, a pesar de que el consumo en transporte público representa únicamente el 2% del consumo total del transporte urbano.

-Todos debemos tener en cuenta, y los políticos sobre todo, que una movilidad no sostenible tiene dos efectos directos sobre nuestra sociedad: el primero es el de la salud, la sedentarización de los ciudadanos provoca numerosos problemas de salud, que además repercute en costes económicos por los tratamientos que requieren. Por otro, además de los costes médicos, esta movilidad no sostenible tiene también importantes efectos económicos, tanto en términos de consumo de energía, como en consumo de tiempo perdido en atascos y desplazamientos.

-Se estima que el transporte generó en 2010 una pérdida de 19.600 millones de euros, casi el 2% del PIB en España, en costes sociales derivados  como contaminación, ruido, cambio climático o accidentes. El coche privado es el responsable del 88% de esos costes sociales negativos, además de ser el más extendido, también es el que genera más impacto por viajero-kilómetro junto con el avión. El traspaso de solo el 10% del tráfico en vehículo privado al autobús, permitiría un ahorro de costes externos de 1.200 millones de euros.

-Según un reciente estudio de INFRA y la Universidad de Karlsruhe, el coste total derivado de los problemas de congestión en España, medido por el tiempo perdido, ascendió en el año 2.000 a la friolera de 20.325 millones de euros, el 3,2% del PIB. Desde entonces, el problema no ha dejado de crecer.

-Está demostrado que la bicicleta es más rápida que el coche, en la mayoría de los desplazamientos cortos de nuestras ciudades, si a eso le sumamos las dificultades de encontrar aparcamiento para los coches, la ventaja es aún mayor en favor de la bici. Además, ganamos en salud.

Por todo ello, en el Día Mundial del Medio Ambiente, debemos reforzar nuestro compromiso por cambiar de hábitos y apostar por la movilidad urbana sostenible. Usar el transporte público, la bicicleta o desplazarnos andando, no solo nos beneficiará económicamente y a nuestra salud, también será positivo para el medio ambiente.