Os habréis dado cuenta de que aquí hablamos, y mucho, de movilidad sostenible, del uso de la bicicleta como medio de transporte, de lo beneficioso que es para nosotros y para nuestras ciudades…Pero existe otro colectivo, silencioso, que se desplaza de una forma muy barata, sana y baja en emisiones al que quizás no se le presta tanta atención: Los peatones, viandantes, caminantes… es decir, los que vamos a patita.

Desde hace años, existen organizaciones defensoras de este colectivo, y de ciudades más saludables y sostenibles en las que caminar sea una opción más, sin impedimentos ni barreras.

De ámbito internacional es Walk21, formada por especialistas en movilidad, arquitectura, salud e ingeniería, organiza anualmente las «Walk21 Conferences» con el objetivo de desarrollar e implementar las mejores políticas e iniciativas para promover ciudades en las que las personas elijan caminar como un indicador de habitabilidad. Desde el año 2000, sus conferencias se han celebrado en Londres, Perth, San Sebastian, Portlan, Copenhange, Zurich, Melbourne, Toronto, Barcelona, Nueva York, La Haya y Vancouver. Este año la cita es del 30 de septiembre al 4 de octubre en Ciudad de México.
Elaborada en el marco de estas conferencias y buscando una mayor implicación de entidades locales, organizaciones e individuos, en octubre de 2006 se publicó la «Carta Internacional del Caminar». En ella se reconocen los beneficios que supone fomentar ciudades amables con los viandantes, así como el derecho universal de las personas a caminar de forma segura y a disfrutar de espacios públicos de calidad, además del compromiso a trabajar para la reducción de barreras físicas, sociales e institucionales que limiten la actividad de caminar. Se establecen los siguientes principios estratégicos acompañados de acciones para desarrollarlos:

  • Incrementar la movilidad integral.
  • Diseñar y gestionar espacios y lugares para las personas.
  • Mejorar la integración de las redes peatonales.
  • Planeamiento y usos del suelo en apoyo a la comunicacion a pie.
  • Reducir el peligro de atropellos.
  • Mejorar la sensación y seguridad personal.
  • Aumentar el apoyo de las instituciones.
  • Desarrollar una cultura del caminar.

Cualquiera, bien como individuo o como organización puede apoyar públicamente la carta.
En nuestro país existe un buen número de asociaciones locales de peatones, como A Pie (Madrid), Catalunya Camina o Peatones de Sevilla muy activas y que os animo a conocer.

Viviendo en ciudad, las distancias a veces son excesivas, pero otras no tanto. Estamos tan acostumbrados a ir con prisas que a veces no caemos en que podríamos habernos movido dando un buen paseo. Acordaos de vez en cuando ¡Merece la pena! Con un poco de esfuerzo por parte de todos, viandantes, ciclistas y vehículos podremos convivir y conseguir ciudades más habitables ¿No os parece?

Os dejo con el inicio de la Carta Internacional del Caminar, una cita del fundador de Walk21, John Butcher:

«Caminar es la primera cosa que un niño quiere hacer y la última que una persona mayor desea renunciar. Caminar es el ejercicio que no necesita tener gimnasio. Es la prescripción sin medicina, el control de peso sin dieta, y el cosmético que no puede encontrarse en una farmacia. Es el tranquilizante sin pastillas, la terapia sin un psicoanalista, y el ocio que no cuesta un céntimo. Y además, no contamina, consume pocos recursos naturales y es altamente eficiente. Caminar es conveniente, no necesita equipamiento especial, es auto-regulable e intrínsecamente seguro. Caminar es tan natural como respirar».

Y vosotros ¿Camináis? ¿Son vuestras ciudades y recorridos «caminables»?

Por Inés NúñezUniverso Vivo